Crítica: ‘Dos años y un día’, una comedia carcelaria que no arriesga

0
Dos años y un dia 2

Pese a que ‘Dos años y un día’ tiene algún que otro momento, no gamberro, pero sí divertido, en general es una comedia sin ton ni son como las ha habido a decenas en las últimas décadas.

La factoría de ficción de Atresmedia no da tregua, y en pleno inicio del verano se dispone a desenfundar de su catálogo una de sus nuevas apuestas. Se trata de ‘Dos años y un día’, una comedia protagonizada por Arturo Valls que se estrenará en ATRESplayer PREMIUM el próximo domingo 3 de julio.

‘Dos años y un día’ está producida en colaboración con LACOproductora, Estela Films, Pólvora Films y Globomedia (THE MEDIAPRO STUDIO). Creada y escrita por Raúl Navarro, Miguel Esteban, Sergio Sarriá y Luimi Pérez, está dirigida también por Raúl Navarro y Ernesto Sevilla. Montse García, Jorge Pezzi, Arturo Valls, Félix Tusell, Raúl Navarro y Miguel Esteban son los productores ejecutivos y Lucía Alonso-Allende es la coproductora ejecutiva.

Esta comedia protagonizada por Arturo Valls, uno de los rostros más populares de Atresmedia, narra la caída en desgracia de Carlos Ferrer, un famoso y querido actor y presentador que es condenado a cumplir una pena de dos años y un día por un delito de ofensas religiosas por un inocente, pero desafortunado, chiste.

Arturo Valls y Adriana Torrebejano en ‘Dos años y un día’. Foto: Atresmedia

El resto del reparto lo completan otros nombres como Adriana Torrebejano, Amaia Salamanca, Fernando Gil, Michael John Treanor, Javier Botet, Manuel Galiana, Santi Ugalde, Paco Churruca, Nene y Jorge Rueda. La primera temporada constará de seis capítulos.

Carlos Ferrer, a la cárcel por un chiste

Pese a lo que puede aparentar leyendo la sinopsis, una vez vistos los dos primeros capítulos podemos confirmar que esta serie no quiere generar un debate sobre los límites del humor. La dantesca situación por la que Carlos Ferrer (Arturo Valls) acaba en prisión es solo una excusa para situarlo en ese nuevo entorno, totalmente diferente para él, y ser el desencadenante de una serie de sucesos tragicómicos que le va a tocar vivir.

Su paso por la cárcel es tormentoso desde el primer minuto. Ser el presentador más famoso de la televisión tiene un precio, y no serán pocas las veces que le pidan un selfie, en el patio de reclusos o hasta la propia directora de la cárcel, que interpreta Adriana Torrebejano, y es fan incondicional de Carlos.

Carlos Ferrer (Arturo Valls) tendrá que enfrentarse a la dura vida de la cárcel. Foto: Atresmedia

Una comedia que no arriesga

Pese a que ‘Dos años y un día’ tiene algún que otro momento, no gamberro, pero sí divertido, en general es una comedia sin ton ni son como las ha habido a decenas en las últimas décadas. Un producto entretenido que se deja ver, lo cual no es poco, pero que desaprovecha la oportunidad para innovar e intentar ir un poco más allá.

La sensación después de ver los dos primeros episodios es que no aporta demasiados elementos nuevos a la ficción nacional. Su perfil es excesivamente bajo, y el hecho de que se estrene en pleno verano puede indicar que es un producto en el que el grupo no tiene depositadas grandes esperanzas.

Sin embargo, ‘Dos años y un día’ también tiene aspectos positivos, como una imagen de calidad, trabajada y bien cuidada. Destaca el colorido de los monos rosas de los reclusos, algo que da un componente muy característico a la serie, como ya hicieron los monos amarillos en ‘Vis a vis’.

Fernando Gil, Arturo Valls y Javier Botet, en ‘Dos años y un día’. Foto: Atresmedia

Asimismo, también nos permite volver a disfrutar de Arturo Valls como actor en una serie de televisión, aunque en esta ocasión no nos permite olvidarnos del todo de su rol como presentador ya que el papel de su personaje gira precisamente sobre ese aspecto, que estará presente en todo momento.

Cameos y autoparodia

Los momentos más divertidos los encontramos con momentos en los que se juega a la autoparodia con el personaje encarnado por Arturo Valls y la trayectoria profesional del propio actor. También hay referencias a personajes de actualidad (como el ínclito Luis Bárcenas) y aparecen también varios personajes del universo del grupo Atresmedia para hacer pequeños cameos, que no desvelaremos para no hacer spoilers.

En definitiva, ‘Dos años y un día’ es un producto sencillo, ágil y fácil de ver (tan solo 30 minutos de duración), que al espectador le puede entrar sin problema en esta época veraniega. Tiene momentos divertidos pero que no van más allá de lo que hemos visto en tantas comedias nacionales en los últimos años. Desgraciadamente, no termina de explotar su potencial y se queda en una trama de generar enredos y situaciones rocambolescas en un entorno particular como una cárcel, sin arriesgar ni ir mucho más allá.

Cartel promocional de ‘Dos años y un día’. Foto: ATRESplayer Premium

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí