Luz Aldama (‘El instante decisivo’): «El documental cuenta lo que un pueblo es capaz de hacer por uno de los suyos»

Hablamos con la directora de Programas de Actualidad de Atresmedia TV del nuevo estreno de AtresPlayer Premium

 

Este domingo 18 de octubre ATRESplayer PREMIUM estrena ‘El instante decisivo’, un documental original de la plataforma en el que se relata los doces días de julio de 1997 que transcurrieron entre el rescate de José Antonio Ortega Lara y el secuestro y asesinato de Miguel Ángel Blanco. ‘El instante decisivo’ es una producción de Atresmedia Televisión en colaboración con Buendía Estudios y La Caña Brothers. Después de 23 años del suceso, el documental que mezcla ficción y documentación aporta imágenes inéditas del momento. Doce días que transformaron la percepción de la sociedad vasca sobre ETA.

¿Por qué este tema?

Porqué el impacto del secuestro de Miguel Àngel Blanco hizo que mucha gente olvidara que tan solo unos días antes la guardia civil había logrado liberar a Ortega Lara. Hacer un relato completo ha hecho que mucha gente uniera las piezas del puzzle y, al mismo tiempo, pusiera en relieve lo que un pueblo es capaz por uno de los suyos.  Es esta fuerza del pueblo la que mismamente le da fuerza al documental. Cuando muere Miguel Ángel Blanco la gente empieza a verbalizar todo lo que no se atrevían a decir en su momento. A partir de entonces cambió la percepción de la sociedad vasca con respecto al terrorismo y lograron el principio del fin de ETA. El secuestro de Miguel Àngel Blanco fue el último organizado por ETA después de que la guardia civil descubriese la nave dónde hubo la liberación de Ortega Lara.

¿Os pusieron alguna traba a la hora de conseguir esas imágenes de archivo?

No, porque sobre todo fue un trabajo de investigación y de producción de contenidos del equipo. Además de buscar las personas adecuadas para conseguir las imágenes que queríamos.

¿Cómo supiste que había grabaciones que todavía no habían salido a la luz?

En el relato podemos ver cuatro documentos inéditos: Las imágenes que grabó la guardia civil en la nave, las cuales habían estado embargadas por seguridad y porque el juez Garzón prefirió que no salieran a la luz para que no afectaran al proceso judicial. 23 años después hemos tenido la oportunidad de verlo a través de ‘El instante decisivo’. El documento donde vemos solo horas después de que se conociera la muerte de Blanco como Ibon Muñoa asiste a un pleno de condena del asesinato, como si él no hubiera sido cómplice del crimen. También imágenes de Blanco nunca antes vistas y otro documento de audio en el que el concejal de HB de Ermua le pide a ETA que libere a Blanco y, al mismo tiempo, pide al gobierno que acerquen las fuerzas de ETA.

¿Fue difícil convencer a todos esos testimonios para que contaran su vivencia?

No hemos hecho un documental político. De hecho, las personas que aparecen en el documental que no son vecinos ni policías de Ermua, digamos que son personas que en ese momento tenían una responsabilidad institucional. Es decir, aparecen el Ministro del Interior, el Lendakari, etc. Y con ellos no hubo ningún inconveniente. Los únicos que no han querido participar han sido ex miembros de HB, la coalición considerada el brazo político de ETA.

¿A parte de los testimonios que hemos visto, tuviste la oportunidad de hablar con alguien más que estuviera involucrado, algún familiar o vecino?

Si, claro, pero al final tienes que elegir para decidir cómo quieres hacer ese relato. La prima de Miguel Ángel Blanco, por ejemplo, cuenta muy bien como vivieron aquellos momentos en el pueblo. Digamos que los que hemos elegido nos contaban muy bien la historia desde dentro.

‘El instante decisivo’ cuenta lo que un pueblo es capaz de hacer por uno de los suyos, y eso cambia irremediablemente el futuro.  Hasta ese momento había mucho miedo en el país vasco. La calle no salía en masa a revelarse contra lo que estaba sucediendo con ETA. Ponemos en esa rebelión, en esa mirada social, el poder de la acción colectiva puede cambiar las cosas. El documental muestra la capacidad que tenemos la gente de cambiar las cosas cuando nos unimos: el poder de un pueblo.

¿Cómo fue rodar un julio un documental de estas características con la situación que tenemos ahora en el país?

Fue muy complicado. El proyecto se inicia en enero y en marzo hay el estado de alarma. De enero a julio hicimos todo el proceso de investigación y de producción de contenidos, además del guión y la planificación del rodaje en Madrid y en el País Vasco. La pandemia limitaba mucho el rodaje, pero aun así esta ficción no tiene nada que envidiar a una ficción convencional.

Mantuvimos precaución en todo momento y todos los testimonios accedieron. Pero si que es verdad que, de alguna manera, nos descolocó el calendario. Aun haber sido un proceso largo, arduo y que requiere mucho trabajo estamos muy contentos del resultado porque es otra forma de hacer documental y esperamos que la historia que contamos le llegue a todo el mundo.

¿Cómo crees que será el recibimiento de la audiencia?

Empiezo a ver el movimiento de boca a oído. Creo que cuando lo empiezas a ver te enganchas hasta el final y logras descubrir una historia que es trepidante. Un relato de 12 días (del 1 de julio de 1997 al 13 de julio de ese mismo año) únicos e impactantes en la historia reciente de España. En este documental utilizamos dos lenguajes: la ficción con hechos contrastados y rigurosos porque no había cámaras por aquel entonces, y el archivo documental que es lo que las cámaras nos enseñaron en su momento a través de la televisión o la radio. Digamos que la unión de las dos cosas nos permite que cobre una nueva dimensión.

Fueron unos acontecimientos muy dramáticos y que están en la memoria histórica de este país para las generaciones que lo vivimos. Por eso, teníamos mucho interés que el relato llegase a todas esas personas que no lo vivieron y que fuera fácil de ver para ellos. Quienes lo vivieron descubren que lo viven de una manera diferente y quienes no lo vivieron descubren una historia con nuevos matices, porque hay veces que puedes tener la sensación de estar viendo un thriller muy real y otras veces un drama muy emocionante.

Deja un comentario