Segundo capítulo de ‘Veneno’: un viaje al pasado en el que no podrás reprimir las lágrimas

Un segundo capítulo que no te deja indiferente y está a la altura de su estreno.

 

Deja el móvil y coge pañuelos, hazme caso si vas a ver el segundo capítulo de ‘Veneno’. Tras un maravilloso estreno que nos dejó con ganas de más, tres meses después llega a ATRESplayer Premium el segundo capítulo de la serie creada por los Javis y que nos descubre la vida de Cristina Ortiz, la Veneno, ya que detrás de los focos y esa seguridad que irradiaba en pantalla se encuentra toda una historia que merecía ser contada.

Tras conocer su llegada a la televisión en el primer capítulo, la segunda entrega nos traslada a Adra, «donde la que no es puta, ladra», para adentrarnos en la infancia y adolescencia de Cristina, conocida en aquel momento como Joselito, interpretado magistralmente por Guille Márquez y Marcos Sotkovszki, en su infancia y adolescencia, respectivamente.

Una madre autoritaria, un pueblo intolerante y unas palomas enjauladas marcan los primeros años de vida de la Veneno, que encerrada en su pueblo tuvo que aprender a sobrevivir a las críticas, miradas y a la polémica que le rodeaban por hacer lo que le apetecía, sin pensar en las consecuencias que podrían causarle sus propios actos en una sociedad retrograda que no estaba preparada para ella.

En este capítulo ‘Veneno’ sigue atrapando y emocionando, llegando a provocar tu llanto en una de las escenas más duras de los primeros años de la vida de Cristina, una agresión homófoba que cambiará su forma de ver el mundo que le rodea y que le confirmará que no tiene el apoyo de su madre, que en vez de apoyarle en un momento duro le vuelve a repudiar una vez más. Una escena que te provoca un nudo en la garganta y que hace que se te salten las lágrimas por la impotencia de ver las injusticias que vivió Cristina. Una escena que retrata a la perfección lo que tuvieron y aún tienen que soportar muchas personas del colectivo, que se les señala simplemente por ser como son. Una realidad que creemos que forma parte del pasado, pero que sigue latente en el presente.

Además, la serie nos sigue contando la historia de Valeria, que no solo tiene la labor de escribir el libro sobre la vida de la Veneno, sino que gracias a este personaje la serie también retrata en el segundo capítulo lo complicado que es mostrarte como eres y salir del armario en casa. La ficción muestra como una persona puede tener dos vidas, una dentro y otra fuera del hogar familiar. Y que muy pocas veces una está preparada para mostrarse tal y como es, pese a saber que puede tener la aceptación de los suyos.

Dentro de tanto dolor y verdad tampoco faltan los momentos cómicos en ‘Veneno‘, protagonizados en su mayoría por Amparo, interpretada por Mariona Terés, y Paca la Piraña, un personaje interpretado por ella misma que ha tenido tal aprobación por parte del público que ya ha conseguido un formato propio en ATRESplayer Premium.

Y como espectadores nosotros solo podemos dar las gracias. Las gracias a los Javis y a Atresmedia por narrar una historia que retrata una realidad, una realidad muy dura, que hasta el momento no había sido contada. Una historia que es necesaria y que ayudará a muchos a dar el paso, a atreverse, alzar el vuelo y salir de la jaula. Y ante todo, tenemos que recordar el mensaje promocional de este capítulo: “No son mujeres peligrosas, son mujeres para las que el mundo es peligroso”.

Deja un comentario