‘MasterChef’, este cocinado ya huele a chamusquina

El programa ha levantado sospechas por manipulación entre la opinión pública.

 

¿Alguien recuerda aquel ‘MasterChef’ blanco e inofensivo de las primeras ediciones? Lo sé, es difícil recordar algo que no vemos desde hace mucho tiempo, pero viendo la vigente edición del talent de cocina me sorprende lo mucho que ha cambiado el formato en sus ocho años de historia. Y no, no pido un concurso moderado y familiar, blanco como la leche. Pido que me entretengan. Pero no todo vale.

La octava temporada de ‘MasterChef’ está empezando a oler a chamusquina. Cada semana una nueva polémica sorprende a la audiencia, demostrando que el programa sobre cocina de TVE se ha convertido en el mayor reality de la pública. Y no me quejo de que ahora estemos ante un reality. Me quejo de que nos intenten vender un concurso súper friendly cuando lo que vemos es todo lo contrario.

Como en todo reality, el equipo del programa se ha encargado de buscar un casting que enganche, provoque controversia y genere conflictos. Estos días la propia Saray ha afirmado que ella no se apuntó al casting del programa, sino que recibió una llamada de la productora. Tras afirmarles que sabía cocinar únicamente lo básico, la productora decidió anteponer su perfil llamativo a los miles de cocineros amateurs con más nivel que Saray que se quedaron a las puertas del concurso. 

Entre otras afirmaciones, Saray ha asegurado en un directo en Instagram que el programa está más que guionizado y que las expulsiones son deliberadas antes de la grabación. No creo que sea del todo cierto y cualquiera que conozca el sector sabe que todos los programas tienen un buen guión detrás. Puede ser más reventamiento de la concursante que otra cosa, pero levanta sospechas.

Ahora Fidel, último expulsado de la edición, afirma en Twitter que en el montaje del programa se ha manipulado su cocinado. El jurado lo echaba por el hecho de “no hablar” con su compañera de cocina, pero él asegura que no se calló en toda la prueba. Saray, Fidel… cuando el río suena, agua lleva.

Aparece un videobook de Luna. Actriz y presentadora. Estudiante del master de RTVE. Pero en su faldón pone que es profesora de Yoga. Mira que no me gusta dudar de la veracidad del relato del programa, pero si antes olía a chamusquina, esto ya se ha quemado y requemado. Pero seguro que con un saludo al sol instruido por la concursante se nos pasa. 

Si a estos detalles le sumas el veto de RTVE a Willy Bárcenas y el posterior comunicado de la productora desmintiendo al artista, nos encontramos ante un entramado de toma pan y moja. Si le añades que el propio cantante volvió a rematar a Shine Iberia publicando un mail que hacía sacar las vergüenzas a la productora, apaga y vámonos.

Permitidme que os diga que esto no es una novedad. La televisión hace espectáculo modificando la realidad. Al fin y al cabo, es mucho más entretenido ver a una mujer desquiciada emplatando un pájaro muerto que a un grupo de amateurs que cocinan muy bien pero que pasan por la pequeña pantalla sin pena ni gloria. Pero lo de estas semanas ha pasado de ser ‘MasterChef’ a ‘MasterFake’.

1 thought on “‘MasterChef’, este cocinado ya huele a chamusquina

  1. Siempre ha sido así. Ya en la 1a edición hubo un tongo para que en la final estuviera quien ellos querían por perfil, dejando a otros más buenos en el camino. Supongo que eso es la tele y los realities. Mentiras y más mentiras.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: