CRÍTICA: ‘Veneno’, la serie del año, el mejor homenaje posible a Cristina Ortiz

Desde TVienes analizamos el último episodio de la ficción y también todo lo que ha significado la serie completa y su éxito en AtresPlayer Premium

 

Después de ocho trepidantes capítulos, la historia de Cristina Ortiz ‘la Veneno’ ha llegado a su fin en AtresPlayer Premium. La plataforma de pago estrenaba en la medianoche de este domingo el último episodio de la serie creada por Javier Calvo y Javier Ambrossi. Tal era el ‘hype’ por ver el desenlace que la web cayó durante unos pocos minutos ante el alud de visitas, y el hastag #VenenoFinal fue primer ‘trending topic’ en España en un día en el que había ocurrido otro gran evento mundial como era la disputa del Clásico del fútbol español, el Barça-Real Madrid.

Se trata de algo inimaginable en una serie de una plataforma de pago, y que demuestra el gran acierto de Atresmedia con su arriesgada apuesta por Atresplayer Premium que arrancó hace poco más de un año. El grupo decidió producir en exclusiva ficciones para esta plataforma (‘El nudo’ fue la primera, con un paso algo discreto) y preestrenar otras antes de su emisión en abierto (‘Toy Boy’, ‘La Valla’, ‘Perdida’, ‘Mentiras’, ‘Benidorm’…). Fueron muchos los que cuestionaron (me incluyo) la rentabilidad de esta estrategia, que aparentemente podía lastrar el posterior estreno de estas ficciones en abierto. Nada más lejos de la realidad. Ha sido con ‘Veneno’ cuando ha alcanzado el éxito con una estrategia a medio plazo que ha consolidado la marca como un producto de calidad y un referente en el mundo de la ficción a nivel mundial, después del bombazo de ‘La casa de papel’ hace dos años.

Hay que reconocer que ‘Veneno’ tenía todos los ingredientes para ser un éxito. Creada por Javier Calvo y Javier Ambrossi y contando la desgarradora historia de un personaje televisivo icónico y referente para la comunidad ‘trans’, despreciada y hasta hace muy poco insultada y humillada incluso en la propia televisión. Sin embargo, también suponía un enorme riesgo por si no se conseguía estar a la altura. Nada más lejos de la realidad. La serie ha superado de largo todas las expectativas y se ha convertido en el mejor homenaje posible que se le podía hacer a Cristina Ortiz. Un mes antes de morir, durante la presentación de sus memorias, la propia ‘vedette’ aseguraba en una entrevista a nuestros compañeros de Fórmula TV que una película de su vida sería «un drama muy fuerte». Y así ha sido.

El capítulo final es un regalo a todos los espectadores de la serie. Un baño de lágrimas para sus seguidores, desde el primer minuto hasta el último, que asisten con resignación al trágico final de la vida de Cristina, en noviembre de 2016, poniendo fin a una existencia marcada por el dolor y el sufrimiento. Desde su terrible infancia en Adra hasta sus últimos años en Madrid, pasando también por su traumática estancia en la cárcel a mitad de los años 2000. Este último episodio se convierte en la despedida soñada que Cristina nunca pudo tener, por culpa de su familia, que la despreció en vida y lo siguió haciendo una vez ya no estaba, impidiendo que su verdadera familia, la que formó en Madrid y empezó en ese peligroso Parque del Oeste, pudiera despedirla como merecía.

Y es que, hablando de la otra familia de Cristina, ‘Veneno’ es también la serie de Valeria Vegas y de Paca la Piraña. La primera se convierte en el hilo narrador de la historia, viviendo a su vez el mismo proceso que vivió la Veneno, pero con distinta suerte, ya que ella sí cuenta con una madre que la apoya, años después con una pareja que la quiere, así como una profesora en la universidad que la ayuda a concebir el libro. La segunda es quizá el personaje más emocionante de la serie, puesto que es la propia Paca la Piraña quien se interpreta a sí misma, derrochando una naturalidad y un carisma que demuestra el inmenso amor y cariño que sentía por su gran amiga. Paca la Piraña es la máxima representación del significado de la verdadera amistad, la gran luz que encontró Cristina en un mundo oscuro y lleno de personas que se aprovecharon de ella. Este último capítulo permite a Paca la posibilidad de despedirse por todo lo alto de Cristina, algo que no pudo hacer en su momento al estar distanciadas por una serie de razones, y que ahora le ha permitido, quizá no cerrar, pero sí curar un poco esa triste y dolorosa herida.

Otra de las grandes fortalezas de esta serie y que le han aportado un plus de calidad ha sido contar con infinidad de cameos y colaboraciones de lujo, inimaginables en cualquier otra ficción, como la propia Valeria Vegas, Pepe Navarro, María Teresa Campos, Ángel Garó, Ana Milán, Carla Antonelli, Anna Allen, Pepón Nieto o José Coronado.

‘Veneno’ ha sido también un éxito porque ha explicado una parte de la historia de la televisión en España desde los 90 hasta hoy. La serie ha recreado con una fidelidad total y absoluta la época del ‘Mississipi’ de Pepe Navarro, un programa que marcó un antes y un después. Asimismo, también hace una crítica social del mundo de la televisión, donde la fama y el éxito son pasajeros, y del mismo modo que llegan, se van. Esta parte se ve fielmente reflejada en el personaje de Cristina, especialmente tras la cancelación del ‘Mississipi’, cuando se da cuenta de que ha pasado de tenerlo todo a ser un juguete roto. Ese fue su punto de partida hacia un camino de no retorno, que le hizo vivir un auténtico infierno personal que la llevó injustamente a prisión, del que lograría resurgir años después volviendo a la televisión y publicando sus memorias con Valeria Vegas. Su muerte en extrañas circunstancias el 9 de noviembre de 2016 sigue siendo un misterio al que sobrevuelan muchas dudas.

Por todo esto, y a propósito de un debate que se ha instalado en el sector de la prensa televisiva en las últimas semanas, podemos asegurar sin tapujos que ‘Veneno’ es la serie del año. Por su significado, por la forma de contarlo, por su valentía, por su fidelidad a lo que sucedió, por reivindicar y dignificar a un colectivo maltratado, ocultado y despreciado durante años como el de las personas ‘trans’, por su humanidad, por el amor, el cariño y el respeto que los Javis le han dedicado, ‘Veneno’ aporta un valor añadido a todo lo que se ha hecho en ficción española en los últimos meses y años. Y no se puede terminar este artículo sin hacer una mención especial a Jedet, Daniela Santiago e Isabel Torres, las tres actrices encargadas de dar vida a Cristina Ortiz desde su etapa de transición hasta sus últimos años, con una interpretación conmovedora e impactante que nos ha encogido a todos al corazón. Y es que Cristina Ortiz, la Veneno, falleció hace ya cuatro años, pero el legado que dejó, quizá ni siquiera sin buscarlo, sigue hoy más vivo que nunca.

Deja un comentario