Alberto Chicote se enfrenta al carácter testarudo y complicado de la dueña de ‘La madrina’ en ‘Pesadilla a la cocina’

Las cuentas no salen por la diferencia entre la cantidad y el precio.

 

Barrio de Villaverde Alto, Madrid. En este distrito popular del sur de la capital se encuentra “La madrina”, un restaurante de comida latina enormemente marcado por el carácter de su dueña Mónica, una mujer ecuatoriana que controla absolutamente todo, no acepta las críticas ni se deja aconsejar por nadie.

El férreo control de la dueña repercute negativamente en el negocio y de continuar así, el sueño de la familia se puede desvanecer. Además, la diferencia entre la enorme cantidad de comida que sirven en el plato y los bajos precios no ayudan a que salgan las cuentas, a pesar de tener a favor que la calidad de la comida es más que aceptable.

Tras conocer al personal, probar la comida y observar el caos que se genera en “La madrina” durante los servicios, Alberto Chicote es testigo directo del difícil carácter de Mónica hasta el punto de rozar la desesperación. La madrina ignora al chef, no acepta sus críticas e incluso lo mira en ocasiones con desprecio.

Deja un comentario