Autonómicas y niños: dos modelos distintos de ver el futuro

TV3 y Telemadrid apuestan por dos formatos con menores de edad que nos hablan de mucho más que de entretenimiento.

 

Este otoño han llegado a las pantallas de TV3 y Telemadrid dos programas muy distintos pero que comparten tres elementos esenciales: una clase, menores de edad y un famoso. El recién estrenado ‘El Suplent’ de TV3 y la ‘Vuelta al Cole’ de Telemadrid nos muestran dos modelos distintos de tratar a las futuras generaciones y su inacabable curiosidad por la vida, algo que nos debe hacer reflexionar más allá del entretenimiento y nos debe ayudar a construir un horizonte mejor para los que vienen.

En el caso de ‘El Suplent’, TV3 apuesta por unir personajes del mundo de la cultura catalana con alumnos de bachillerato de institutos públicos y de distintas ramas académicas. En cada una de las cuatro entregas que hasta ahora hemos podido ver, el set se desplaza a un instituto distinto de Cataluña para conocer a sus alumnos y sus realidades, desde el Institut Federica Montseny en el Baix Llobregat hasta el Jaume Vicens Vives de Girona. En cada programa –de una duración aproximada de 50 minutos-, un famoso sustituye por sorpresa a un profesor y se encarga de trabajar con los alumnos un tema relacionado con su vida y sus valores. Los alumnos no son meros espectadores de la clase del invitado, sino que participan activamente en un ambiente distendido y sin guion.

Por otro lado, la propuesta de Telemadrid con ‘Vuelta al Cole’ nos presenta una entrevista dinámica en la que los famosos invitados se ponen en manos de los niños, sus preguntas, sus pruebas y su infinita curiosidad. La premisa no es muy innovadora pero tampoco tiene nada de criticable. Sin embargo, los problemas empiezan cuando los invitados son políticos como el alcalde José Luis Martínez Almeida o Ignacio Aguado, vicepresidente de la Comunidad de Madrid.

Que mezclar niños con política siempre resulta es carne de polémica no es nada que no supiéramos. El papel infantilizado y adoctrinador de Almeida dejó, para el recuerdo de todos, que para él es más importante la Catedral de Notre Dame que el Amazonas. O la nunca infatigable Carmen Lomana diciendo que su político preferido es Pablo Casado porque es “el típico niñito pijito que siempre va lavadito”.

Los contenidos de ‘Vuelta al Cole’ no pueden dejar más que desear. Muchos de los invitados pertenecen a una generación alejada de las voces jóvenes que se pretenden buscar. Los niños se ven en un laberinto de preguntas y pruebas sin sentido que denotan mucha guionización y carecen de originalidad, siendo usados como malos actores. La ejecución del formato es algo mejorable en el apartado técnico; con una realización correcta pero que no sobresale de ningún modo. Más allá de esto, el programa cumple su voluntad de entretenimiento para los despistados del zapping y generar virales en las redes sociales.

La propuesta de ‘El Suplent’, por su parte, trasciende la mera voluntad de entretenimiento de ‘Vuelta al cole’ y tiene una vocación transformadora, hablando sin tapujos de temas como la sexualidad o el feminismo en un entorno libre en el que las cámaras se camuflan en la cuarta pared. Con un maravilloso despliegue técnico, la realización del programa consigue captar las mejores conversaciones y comentarios de una clase de treinta adolescentes hablando a la vez. La propuesta es técnicamente excepcional y combina una realización fresca y dinámica con contenidos reflexivos tratados desde una óptica joven y rebelde.

BADIA-MKOFF.jpg

Con ‘El Suplent’, Tv3 consigue mostrar la realidad de un país complejo y diverso con institutos de mayoría catalanoparlante e institutos de mayoría castellanoparlante, de distintas clases sociales i diversos intereses culturales. Su apuesta, sin embargo, no ha sido ausente de críticas y ha recibido el escepticismo de los sectores más puristas que critican que invitados como el mago Antonio Díaz (el Mago Pop) hable en castellano en una clase de totalidad castellanoparlante. No obstante, el programa se aleja de la valoración conflictiva sobre el uso del catalán y el español en las aulas y mantiene una posición neutral, limitándose a relatar la realidad cuotidiana de los institutos en Catalunya. No es una situación fácil, pero consigue poner sobre la mesa el debate alrededor del cumplimiento de la inmersión lingüística mostrando la diversidad del país.

La gran diferencia entre ambos formatos es el trato que se dedica a los jóvenes. Si en ‘Vuelta al Cole’ los famosos invitados son los totales protagonistas del programa, en ‘El Suplent’ solo son el gancho para que el espectador se quede a ver un grupo de adolescentes reflexionar sobre la sociedad que tenemos y la que ellos tendrán que construir. Mientras Telemadrid se recrea en una generación de referentes culturales caducos, TV3 se focaliza en el futuro progresista que levantarán nuestros hijos.

Deja un comentario