Alberto Chicote se desespera con un padre supersticioso y un hijo muy prepotente en ‘Pesadilla en la cocina’

El nuevo restaurante de Los San Filippo no despega y empieza a acumular grandes deudas.

 

laSexta estrena mañana una nueva entrega de ‘Pesadilla en la cocina’ tras conseguir en su última emisión de estreno un 8,7% de cuota y más de 1,2 millones de espectadores. Esta semana, Alberto Chicote viaja a Valencia para acudir a la llamada de auxilio de los San Filippo, una familia siciliana de tradición hostelera que a pesar de haber tenido éxito profesional en el pasado hoy vive una situación cada vez más desesperada.

Los clientes no entran y los que entran no vuelven. Debido a la mala marcha del restaurante, la madre y el hijo mayor decidieron darle un giro a su cocina y hacer fusión italiano-española. El resultado: platos sin identidad, patatas bravas que no pican, paella con aroma a pesto espaguetis con nata cortada o calamares aderezados con tinta de calamar que puede resultar tóxica. Además, el padre es tremendamente supersticioso: echa sal por el suelo antes de los servicios para que le dé buena suerte. Y el hijo mayor cada día es más prepotente: cree saberlo todo, ser el salvador de los problemas y no necesitar aprender nada más.

El chef tendrá que armarse de paciencia y decidirá decirle al hijo mayor de la familia aquello que nadie le ha dicho hasta ahora: que trata con desprecio a los suyos, cree que lo sabe todo y vive en una realidad completamente fuera de lugar. Además, toma el mando sin que nadie se lo pida y no acepta críticas de nadie. Ante tal situación Los San Filippo tendrán que hacer un gran esfuerzo y un duro trabajo para llevar a cabo los consejos de Alberto Chicote y sin los cuales no será fácil sacar a flote un restaurante en el que hay muchas expectativas puestas pero muy pocos resultados.

Deja un comentario