‘The Politician’, la nueva apuesta extravagante de Ryan Murphy

El reparto cuenta con actrices como Gwyneth Paltrow y Jessica Lange.

 

Al final la cabra tira al monte. Ya puede Ryan Murphy haber producido series como ‘American Horror Story’ o ‘American Crimen Story’ que si hay algo que le encanta al director son los pasillos de instituto y las rivalidades entre alumnos con ambiciones desmedidas. Ahí estuvo ‘Glee’, más tarde la reivindicable ‘Scream Queens’ y ahora ‘The Politician’.

‘The politician’, la nueva serie de Ryan Murphy que hay que ver hasta el final y del tirón está disponible desde el 27 de setiembre en Netflix para llevar la carrera presidencial al instituto. Es básicamente la persecución del sueño americano en su máxima expresión: ser el presidente de los Estados Unidos. Es lo que ansía con todas sus fuerzas Payton Hobart (Ben Platt) y para ello tiene un plan: ganar las elecciones estudiantiles y ser admitido en Harvard para su futura carrera política. En cualquier otro instituto a nadie le importarían esas elecciones. Sin embargo, en la serie parece que todos los adinerados alumnos tienen algún interés obsesivo por la política.

Ryan Murphy pretende utilizar la parodia para mostrar una campaña juvenil con sus zancadillas, líos de cama, trapos sucios y como no, números musicales. Una comedia juvenil sobre el valor, la frialdad y la ambición de los líderes políticos con tal de llegar al poder. En ‘The Politician’ hay suicidios, intentos de asesinato, estafas, secuestros, conspiraciones, escapadas, enredos familiares e hijos desheredados. Por lo que a lo largo de la serie es difícil tomar cariño a los personajes, aunque hay algo en Payton que hace que quieras que le vaya bien.

Hobart tiene como rivales a su querido River (David Corenswet) y a la novia de éste, Astrid (Lucy Boynton). En su campaña podemos añadir a su vicepresidenta (Zoey Deutch), a sus amigos, y a su novia, la típica pija que quiere ser Primera Dama, que en su intento de parecer un grupo de adolescentes parecen más unos treintañeros extravagantes y molestos. Un amplio abanico de personajes que recupera a Jessica Lange y a Gwyneth Paltrow como personajes secundarios.

Una serie no hecha para los que le gusta ver el vaso medio lleno, o te encanta o la odias. Aunque hay que destacar el capítulo 5 centrado en “el votante” que nos demuestra que para lo que para unos es toda su vida, a otros personajes puede no importarles en absoluto. De hecho, en este capítulo vemos la total apatía política de quien no cree que su voto vaya a cambiar nada.

.

Deja un comentario