El cielo de Movistar+ no podía esperar más

Con el estreno de ‘El cielo puede esperar’, Movistar+ nos invita a reírnos de los funerales más hilarantes jamás vistos.

 

‘El cielo puede esperar’ parte con la premisa de hacernos reír a carcajadas con la muerte como hilo conductor. ¿Qué puede salir mal? Ana Belén, Leiva o Xavier Sardà son algunas de las personalidades que han aceptado la invitación de Movistar+ al día de su muerte y, aunque pueda parecer extraño, se convierte en uno de los mejores días de su vida.

El programa, de no más de una hora de duración, arranca con un sketch en el que podemos presenciar la hilarante muerte del protagonista de la entrega que, de manera excepcional, podrá acudir a su propio funeral.

Con la complicidad del invitado, estos sketchs recrean la muerte ficticia más absurda que jamás podríamos imaginar. Unos pantalones no más anchos que un lapicero provocan la asfixia de Leiva, el eterno discurso hace que Ana Belén muera en la gala de los premios Goya, o Arturo Valls, que explota al no poder hacer chistes malos durante un atraco.

Tras esta muerte, los protagonistas aterrizan en una sala blanca sin más decoración que un sofá desde el que podrán presenciar su propio funeral a través de una pantalla. Es en ese momento en el que Antonio Resines, Patricia Conde o Arturo Valls se convierten en un espectador más, expectantes de lo que pueda pasar.

Con las tres primeras entregas emitidas, las intenciones de Movistar+ son claras: este es un programa de humor. Aunque a primera vista el programa pudiera parecer un espacio en el que recorrer la vida de un personaje famoso a través de la recreación de su muerte, nos encontramos todo lo contrario.

Iván Ferreiro, Dani Martín, Joaquín Sabina o el grupo Love of Lesbian son algunos de los invitados al funeral de José Miguel Conejo, conocido como Leiva, que más que parecer un entierro podría ser el cartel de cualquier festival de gran prestigio. Y como en toda reunión de amigos, no pueden faltar las risas y las anécdotas más secretas que convierten los pausados discursos a los que estamos acostumbrados en un espectáculo de ‘stand up comedy’.

Además del protagonista del primer programa, Leiva, ‘El cielo puede esperar’ ha dado en el clavo con las personalidades a ‘asesinar’ para poder hacer los funerales más atractivos y cómicos que podamos haber presenciado jamás.

Con la reunión del mundo del cine en el funeral de Antonio Resines, un extenso número de invitados televisivos en el de Arturo Valls, o la reunión de los cantantes y actores más míticos de los años ochenta en el funeral de la actriz y cantante Ana Belén, Movistar+ ha logrado que, en lugar de convertirse en un programa repetitivo y previsible, nos encontremos con seis entregas totalmente dispares entre ellas.

Discursos, actuaciones musicales, anécdotas y una despedida final del protagonista del funeral hacen de este programa uno de los estrenos de la temporada que sin duda merece una segunda temporada. Con las tres primeras entregas emitidas, quedan por estrenar los funerales de Xavier Sardà, Antonio Resines y Patricia Conde.

Nunca asistir a un funeral ha sido el mejor plan para la noche del lunes.

Deja un comentario