Netflix demuestra que el sexo no entiende de sexos

El pasado 11 de enero, Netflix estrenó ‘Sex Education’: ocho capítulos llenos de orgasmos.

 

El que no entiende que el sexo no entiende de sexos, no entiende el sexo“, decía Arnau Griso en la canción ‘El gusto es mío‘. Parece que Netflix ha estado escuchando el single en bucle estos últimos meses y ha ideado una ficción poco innovadora, que repite la fórmula del éxito de las series adolescentes, pero tratando el sexo como lo que es: un acto natural como la vida misma.

Todos lo hacemos, todos lo hemos visto alguna vez en la vida o al menos hemos oído hablar de ello. El sexo nos rodea desde que somos pequeños. Con la adolescencia llega la pornografía, un estimulo mas que los jóvenes utilizan como ejemplo del cual aprender, y es ahí es cuando viene el problema. En el instituto nos hablan de enfermedades y de anticonceptivos, pero nunca de sexo. En casa, se trata el tema como si fuese algo tabú y entre colegas, la presión social empieza a aparecer: hay que perder la virginidad. Pero ¿cómo?. Así está enfocada la trama de ‘Sex Education‘, una premisa que muestra una mirada al mundo adolescente en el que todos aparentan ser sabios del sexo, pero no tienen ni idea. 

Además, ‘Sex Education’ trata también la importancia de las relaciones entre padres, madres e hijos: la necesidad de una buena comunicación en la que el sexo y las relaciones amorosas tengan cabida. La ficción también muestra como de importante es para un adolescente su círculo de amigos, haciendo hincapié en lo que puede afectar a un joven lo que puedan llegar a pensar sus amigos de él. ‘Sex Education‘ no es tanto una trama entre personajes si no un mensaje a la audiencia, y es que se tratan con normalidad temas que a día de hoy, en pleno siglo XXI, seguimos oprimiendo. Nadie se extraña de que Jackson tenga dos madres ni de qué Eric vaya con tacones y pendientes. Este mensaje de naturalidad debe calar en la sociedad y Netflix es una buena herramienta para ello.

A nivel técnico, la banda sonora y el arte de la serie son brutales, dándole un toque retro y vintage. Además, el montaje de la ficción está bastante elaborado, con un estilo que se mantiene de inicio a fin y que da ritmo a los capítulos. Por otro lado, los actores y actrices están perfectos. Pese a ser un poco mayores para interpretar a chavales de dieciséis años, su buena actuación les exculpa de ello.

Con ‘Sex Education‘, Netflix ha ofrecido a su público mas joven un rincón de reflexión, una muestra de la necesidad urgente de crear un espacio de educación sexual en las aulas, con frescura y sin tapujos. Al fin y al cabo, ‘Sex Education’ nos ha dado un mensaje muy importante: la vida es mejor con orgasmos. 

Deja un comentario