La televisión no debería cerrar por vacaciones

En pleno verano, la televisión agoniza frente a las plataformas en streaming más fuertes que nunca.

 

La televisión muere en verano. Pese a lo raro que pueda llegar a sonar, las cadenas hibernan en verano, alimentándose de refritos y éxitos norteamericanos para aguantar con paupérrimas audiencias hasta que bajen las temperaturas y los españoles vuelvan a sentarse ante el televisor. Las cadenas rebajan la producción a mínimos debido a la reducción de la inversión publicitaria. Sin anuncios no hay dinero y sin dinero no hay narices de sacar productos originales que refresquen la parrilla televisiva. Una auténtica pena. 

El abandono televisivo es tal que ya ni se apuesta por los clásicos del verano. Y es que si cuando acaba el curso no ofrecemos aire fresco, rostros renovados, programas hechos por y para disfrutar en plena ola de calor, sin pretensiones, amenos y divertidos, los espectadores apagan la televisión. O se pasan a Netflix.

4 de julio, estreno de la tercera temporada de ‘Stranger Things’.  19 de julio, estreno de la tercera temporada de ‘La Casa de Papel’. 9 de agosto, estreno de la cuarta temporada de ‘Las Chicas del Cable’. Netflix sabe aprovechar el vacío de la competencia lineal para echar toda la carne sobre el asador. Sus mayores bazas de la temporada las ofrecen acompañadas de mojitos y helado de coco y fresa. Una oferta irresistible. 

Los clásicos del verano ya no lo son tanto

¿Dónde queda aquella televisión que probaba formatos en verano? La creación del access prime time con Javier Capitán y Florentino Fernández en ‘El Informal’, el corazón de Belinda Washington y Chapis en ‘¡Que me dices!’, las desternillantes pruebas con Ramontxu en el ‘Grand Prix’. Programas que marcaron la historia de nuestra televisión y que surgieron en verano. Ya no se sale del plató, ya no se muestran piscinas, ya no se hace de la televisión un evento en verano. Y cuando la televisión se duerme, las plataformas en streaming avanzan a pasos agigantados. 

Desde hace un tiempo, cuando no hay nada interesante que ver en la tele, en el salón de casa se propone ver algo en Netflix. De momento la televisión va primero, pero a este paso en unos meses no dará tiempo a sintonizar la TDT. 

Deja un comentario