Cuatro estrena este viernes la séptima edición de ‘Ven a cenar conmigo: gourmet edition’

Miriam Saavedra será la primera anfitriona de la nueva edición del programa culinario.

 

‘Ven a cenar conmigo’ vuelve a abrir las puertas en Cuatro. El espacio culinario cerró hace casi dos meses su versión diaria y este mismo viernes volverá al prime time con la séptima edición de la modalidad de famosos. El programa será el relevo de los ‘Gipsy Kings’ e intentará repetir el éxito de las anteriores ediciones.

En eta ocasión, los cuatro concursantes serán Miriam Saavedra, Carmen Lomana, Pocholo Martínez Bordiú y Canales Rivera, que intentarán volver a enganchar a los espectadores. La última edición se emitió en diciembre y marcó una media de un buen 8,1% y 1.183.000 espectadores. Aunque la edición más vista fue la tercera, que anotó un estupendo 9,3% junto a 1.322.000 espectadores.

Asimismo, la cadena también tiene tres ediciones más grabadas: octava (Lucía Bosé, Pablo Carbonell, Cósima Ramírez y Antonio David), novena (Loles León, Rosa Benito, Belinda Washington e Irma Soriano) y décima (Raquel Mosquera, Rosa López, Francisco, Aless Gibaja y Laura Matamoros).

Estos serán los concursantes de la séptima edición

Ganadora de GH VIP 6, expareja de Carlos Lozano, protagonista de memes y creadora de frases populares a velocidad de vértigo, Miriam Saavedra abrirá las puertas de su casa para demostrar su nuevo talento social: la cocina. No se descarta puesta en escena ojiplatizante o un espectáculo final al borde del llanto, fiel a su estilo. Con una personalidad como la suya, todo es posible. Lo más plausible es que entre en conflicto con la aparente calma y sosiego de Carmen Lomana. La popular socialité, colaboradora de televisión, chef amateur y coleccionista de alta costura española, es de las que las mata callando, una estrategia de juego que puede dar buenos o malos resultados, los mismos que sus platos de diseño y su cocina innovadora.

Por su parte, el mediático Pocholo tendrá que demostrar que su alma fiestera también se traslada a la creación de un menú capaz de sorprender a propios y extraños. Y entre tanto genio incomprendido, Canales Rivera deberá sacar todo el temple que lleva dentro para evitar cornadas en la sobremesa y dar la estocada final en el reparto de puntos. ¿Será el mediador en los conflictos o la presión del concurso le mandará de vuelta a toriles?

Deja un comentario