‘El cuento de la criada’ y cómo alargar su éxito.

Hulu está contenta. Antena 3 está contenta. HBO España también. Los productores ni te cuento. Parece que el éxito de ‘El Cuento de la Criada’ beneficia a quienes empezaban a acostumbrarse al liderazgo de Netflix. Y cuando una serie gusta, todo el mundo, curiosamente, tiene la tendencia a querer alargarla hasta el infinito y más allá. La ficción está renovada por una tercera temporada y nadie cierra la puerta a que haya también una cuarta o una quinta.

‘El cuento de la criada’ es una serie que bebe del dolor y el sufrimiento del espectador. Una única trama desde la cual se desarrollan distintos personajes cuyo pasado conoce el espectador a base de flashbacks. Un desarrollo simple en el que pasamos de pulsión positiva (esperanza porque la protagonista está cerca de su liberación) a pulsión negativa (pesimismo por una situación de desesperación). Se trata de una simple receta que juntada con una situación de máxima dureza; violencia y opresión, nos da la clave del éxito.

Empatizamos con la protagonista porque nos la hacen desgraciada des del primer día. Nos pensamos que la conocemos porque hemos visto cuatro flashbacks para llenar minutos. Pero, en realidad, la profundidad psicológica se reduce a desesperación y rebeldía. No hay más. Sigue el estilo Hollywood; los buenos son muy buenos y los malos son muy malos. Los tan continuos flashbacks, en esencia, no son más que llena-minutos. No dan plausibilidad a la historia, ni una mínima justificación ideológica más allá de culpar a la religión de todo. Tener personajes como la pareja Waterford, que sabemos que no solo salen beneficiados del sistema de criadas sino que también lo incentivaron, y, sin embargo, no profundizar en sus razones, es infravalorar al espectador. Es, en definitiva, quedarse en la superficialidad de una historia que podría dar mucho de sí pero que se limitan a alargar sin mayor funcionalidad que el entretenimiento sádico e irracional. Todo esto, sin embargo, no nos puede hacer olvidar el buen nivel técnico que tiene a nivel de fotografía y las brillantes interpretaciones de, entre otros, Elisabeth Moss.

Esperemos que la próxima temporada aprenda de las críticas que está recibiendo y que cambie de desarrollo.

 

Deja un comentario